sábado, 29 de abril de 2017

Concienciar sobre el Sexismo y Educar en Igualdad de Género






La educación es la principal herramienta para combatir el sexismo y prevenir problemas tan graves como la violencia de género. Te proponemos que descubras en estos vídeos las distintas caras de esta desigualdad.


Vídeos que pueden contribuir a concienciar sobre el sexismo, reflexionar sobre gestos que vemos y palabras que oímos cada día, y educar en igualdad de género, tanto a escolares como a adultos.

48 cosas que las mujeres escuchan a lo largo de su vida (y los hombre no). “No seas tan mandona”, “¿Por qué eres tan sensible?”, “Estarías muy guapa si te esforzaras un poco”, “¿No quieres tener hijos? ¿No te preocupa sentirte vacía?”, “¿No le importa a tu marido que ganes más que él?”. Estas son algunas de las frases que el Huffington Post recopila y que ilustran lo asimilado que está el sexismo en nuestra sociedad. El vídeo encuentra su respuesta y complemento en 48 cosas que los hombres escuchan a lo largo de su vida, otro ejemplo de sexismo desde la perspectiva masculina






¿Qué significa hacer algo #ComoNiña? Expresiones “como una niña” conllevan una concepción de la mujer peyorativa. Es algo malo, una especie de insulto que merma la confianza de las chicas, especialmente durante la pubertad, cunado son más vulnerables. Este vídeo muestra cómo funciona







Daisy tiene algo que decir sobre la ropa de Tesco. Esta niña de 12 años cuestiona los distintos mensajes que aparecen en las camisetas, en función de si estas son para niñas o para niños. A los niños se les invita a cumplir sus sueños, a vivir aventuras y a ser héroes; mientras que a las niñas se les dice “Hey!”





Querido papá, me van a llamar puta. Este escalofriante vídeo producido por la ONG Care Norway demuestra cómo los micromachismos, que tanto hombres como mujeres toleramos y aceptamos en nuestro día a día, son el germen de problemas tan graves como la violencia de género. Para reflexionar sobre todas aquellas cosas que no debemos dejar pasar en la lucha contra el sexismo.




A bout de la rue. Este cortometraje del realizador francés Maxime Gaudet refleja a la perfección el miedo que experimentan muchas mujeres a la hora de volver a casa por la noche. El acoso callejero es el tipo de acoso sexual más habitual y, aunque ocurre a diario, no está penado por ley.




Los géneros en la publicidadEn las últimas décadas poco ha evolucionado el tratamiento de la mujer en la publicidad y, en especial, en los anuncios de moda. Esta es frecuentemente estereotipada como un objeto, y suele presentar una actitud sumisa. Mientras que los hombres se muestran fuertes, dominantes y agresivos. Este vídeo lo muestra con todo tipo de ejemplos


Texto:

sábado, 22 de abril de 2017

Madame de Staël.Una de las Mujeres más influyentes de su tiempo



Madame de Staël (París, 22 de abril de 1766 –14 de julio de 1817), cuyo nombre era Anne-Louise Germaine Necker fue una escritora suiza, considerada francesa por su vida e influencia en la vida cultural parisina.


Madame de Staël fue una figura estelar, intelectual muy  famosa por su vida y su obra en toda la Europa romántica. Brilló desde su adolescencia en los círculos ilustrados del París revolucionario y luego en su exilio suizo y en sus viajes por Europa. Destacó por sus ideas políticas y sus ensayos: tanto sus novelas sentimentales de corte feminista y aire prerromántico (Delphine y Corinne) como sus dos extensas obras de crítica cultural y comparatista (De la littérature y De l’Allemagne) que lograron pronta y asombrosa difusión en Europa




Hija del financiero Jacques Necker, ministro de Luis XVI, nacido en Ginebra (Suiza), y de Suzanne Curchod, suiza. Desde muy joven mostró en el salón literario de su madre un especial buen juicio.

Seguidora de los filósofos franceses del siglo XVIII, ya a los 22 años escribió una Carta sobre el carácter y las obras de Jean-Jacques Rousseau.



En 1786 contrajo matrimonio y tuvo tres hijos con el embajador de Suecia en París. Convirtió su salón en uno de los principales centros literarios y políticos de la capital francesa.

Durante la Revolución francesa tomó arte activa apoyando a Talleyrand, pero tras la caída de la monarquía, abandonó Francia (1792) y viajó a Suiza. Allí se volvió a encontrar con Benjamin Constant, a quien había conocido en un viaje anterior y con quien mantuvo unas borrascosas relaciones sentimentales hasta 1808.

 



Sus primeros ensayos y su novela Delphine, en la que preconiza la libertad de elección sentimental sobre los convencionalismos sociales, la sitúan dentro del naciente movimiento romántico.

En 1797 regresó a París y se sintió fascinada por la figura de Napoleón Bonaparte. Sin embargo, éste se mostró receloso ante una mujer dedicada a la política que participaba en intrigas palaciegas y ante la que se evidenciaba su escasa elocuencia. Tras una serie de desencuentros le ordenó que saliera de París. Podía vivir en Francia, pero no en París.

Madame de Staël se trasladó a Alemania, donde visitó a Goethe y Schiller, y a Viena, donde conoció y editó al Príncipe de Ligne.

Trasladado a Coppet su «salón», en él eran habituales algunas de las figuras más importantes de su época: Madame Récamier, Benjamin Constant, Mathieu de Montmorency...

En 1807 publicó Corinne, una nueva novela. También destacaría Alemania, que Napoleón destruyó en 1810, cuando estaba a punto de ser publicada, y que se vio obligada a editar en Londres en 1813, y sus Cartas, memorias políticas publicadas en 1788. Además, escribió novelas, ensayos y trabajos históricos y críticos.

Tras la Restauración regresó a Francia, donde murió en 1817.



 



lunes, 20 de marzo de 2017

Maggie MacDonnell - Global Teacher Prize 2017 .El premio 'Nobel de la Educación'



Maggie MacDonnell  (Nueva Escocia, Canada, 1980) una profesora del Ártico, ganadora del premio Global Teacher Prize, también conocido como Nobel de los profesores de 2017.



Maggie trabaja en un pequeño pueblo de esquimales con adolescentes en riesgo de exclusión. Tiene que hacer frente a los suicidios en las aulas.



MacDonnell llegó hace seis años a Salluit, un pueblo de 1.300 habitantes al norte de Quebec, al que solo se puede llegar en avión. Después de haber trabajado como voluntaria en África. Al llegar al Ártico se encontró en un territorio inhóspito, en el que vivía una comunidad esquimal indígena, los inuit, que soportan un gran peso sobre sus espaldas desde hace generaciones.

Lxs jóvenes son especialmente vulnerables a las duras condiciones de vida (en invierno no es extraño llegar a los 25 grados bajo cero) y a las desigualdades económicas y sociales, que ha provocado la sobreexplotación de los recursos naturales.



“Solo en los últimos dos años, he visto cómo una decena de jóvenes se suicidaban porque habían desistido de vivir. Se iban a la tundra y se quitaban la vida", ha explicado muy emocionada en el discurso en el que ha agradecido el premio.

Ha trabajado los últimos años en la escuela local para tratar de rebajar las altas tasas de adicciones (al alcohol, a las drogas), de embarazos adolescentes, de abusos sexuales y de autolesiones y suicidios. Una de sus prioridades han sido las chicas, que gracias a la ayuda de MacDonnell han reducido las tasas de absentismo y mejorado su rendimiento escolar (hasta un 500%).

Sus alumnxs trabajan para luchar contra el cambio climático y recuperar tradiciones del pueblo inuit, como el kayak


"Cualquiera de los otros nueve profesores que han llegado hasta esta final podría haber ganado, lo que hay que subrayar aquí es que es una manera de decirle al mundo que los profesores importan", ha clamado MacDonnell justo de recibir el premio. "El objetivo no es otro que dignificar la figura de los profesores, que las próximas generaciones tengan la docencia como una profesión a la que dedicarse", reivindica Vikas Pota, director ejecutivo de la Varkey Foundation, la entidad que entrega los Global Teacher Prize.

La ganadora la ha escogido un jurado de 170 personas de todo el mundo, de acuerdo a criterios como el efecto que tiene sobre su propia comunidad o cómo trata en clase temas como los valores ciudadanos.

También es un reconocimiento a los métodos innovadores que MacDonnell utiliza en sus clases. En ellas, plantea proyectos a sus alumnos, siempre vinculados al entorno. "Desde la concienciación por el cambio climático, que está afectando muchísimo a esa zona del Ártico, hasta cuestiones culturales o de tradición, como la práctica del kayak", explica.

"Enseñar es, en cualquier caso, una experiencia mucho más profunda que estar en clase con los alumnos, significa establecer una conexión con los chicos/as, participar de sus inquietudes y, en este caso, al ser una comunidad indígena distinta a mi origen, supone también una forma de aprender, de enriquecerse".

Es la tercera persona que logra la distinción, después de la norteamericana Nancie Atwell, en el 2015, y la palestina Hanan al Hroub,2016.
Fuentes: El Periódico,Público.

domingo, 19 de marzo de 2017

Día del Padre



Los cambios asociados a los férreos roles de género están cambiando y eso es algo que sin duda se agradece. La paternidad ya no es una etiqueta donde otorgar al hombre la responsabilidad exclusiva del sustento de un hogar. Los padres “no ayudan” en la crianza, no son agentes auxiliares sino figuras presentes, cercanas y siempre partícipes en la vida de esxs pequeñxs en los que dejar huella, a los que nutrir, amar y guiar.


Un padre también entiende de crianza con apego y disfruta de esa cercanía cotidiana donde conferir afectos, mimos y canciones de cuna. También nutre, aunque no pueda dar el pecho, también él pasa las noches en vela, ríe, sufre y se preocupa de ese niño/a que forma parte de su ser, aunque no haya crecido en su interior.

Algo que suelen comentar muchos pedagogxs y especialistas en crianza es que un niño/a es parte de una tribu. Siempre hablamos de la maternidad y de ese apego íntimo establecido entre una mujer y su bebé. Sin embargo, a nadie se le escapa que lxs niñxs de ahora crecen en un pequeño microcosmos habitado por sus padres, sus abuelos, los tíos, los amigos de los padres, los maestros…

Toda interacción, todo hábito, cada gesto y cada palabra deja huella en el cerebro infantil, y los padres tienen la capacidad de dejar un impacto enormemente positivo en sus hijxs.



El padre “real” es un adulto con grandes competencias emocionales, alguien seguro de sí mismo, valiente como cualquier madre y preocupado siempre por dar seguridad, aliento y afecto a ese niño/a para que el día de mañana abra las alas convertido en adulto/a libre, maduro/a y capaz de dar y recibir felicidad

Fuente:La Mente es Maravillosa

lunes, 13 de marzo de 2017

Janet Flanner


Janet Flanner (Indianápolis, 13 de marzo de 1892-Nueva York, 7 de noviembre de 1978) Periodista estadounidense, que firmaba con el pseudónimo Genet.

Entre otros acontecimientos históricos, cubrió los Juicios de Núremberg (1945), la crisis de Suez (1956), la revolución húngara de 1956 y la descolonización de Argelia (1954-1962).

Perteneció al círculo de estadounidenses expatriados en París que se suele identificar con las etiquetas Lost Generation y Les Deux Magots



En 1947, tras la Segunda Guerra Mundial, se la concedió la Legión de Honor (con el rango de Chevalier, que fue incrementado a Grand Maître en 1972). En 1958 fue investida doctor honoris causa por el Smith College. En 1966 se le concedió el National Book Award en la categoría Arts and Letters por Paris Journal, 1944-1965.



Janet Flanner  fue una mujer libre que vivió abiertamente como bisexual. En 1918, el mismo año que se casó con William "Lane" Rehm (un compañero de la Universidad de Chicago), se unió sentimentalmente con Solita Solano.


Solita Solano y Djuna Barnes en París, hacia 1922.


Su matrimonio terminó en 1926 con un divorcio amistoso, mientras que su relación, intermitente y no monógama, con Solita Solano duró más de cincuenta años. Esta renunció a sus aspiraciones literarias en beneficio de Janet Flanner, trabajando como su secretaria personal.






En 1921 viajaron a Grecia y Estambul, ciudad de la que Janet realizó un reportaje para el National Geographic.

En su círculo social había otras notorias lesbianas, como Natalie Clifford Barney y Djuna Barnes.

Janet y Solita fueron representadas, bajo los nombres de "Nip" y "Tuck", en dos personajes de la novela de Barnes Ladies Almanack (1928).

Aunque no era miembro, Janet se relacionó con la Algonquin Round Table de Nueva York.

[]El pintor Neysa McMein le presentó a la pareja que formaban Jane Grant y Harold Ross. Este le puso en contacto con The New Yorker.

Entre 1925 y 1975 Janet Flanner fue la corresponsal de The New Yorker en París.




Ernest Hemingway y Janet Flanner, con uniformes del ejército de Estados Unidos, en el París liberado de 1944.


Allí perteneció al círculo de estadounidenses expatriados en París que se suele identificar con las etiquetas Lost Generation y Les Deux Magots: Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald, John Dos Passos, e. e. cummings, Hart Crane, Djuna Barnes, Ezra Pound y Gertrude Stein (de la que fue muy amiga).

Tuvo un papel crucial al conectar a estos personajes estadounidenses, y al público lector de sus artículos, con los artistas de la vanguardia europea (Pablo Picasso, Georges Braque, Henri Matisse, André Gide, Jean Cocteau, los Ballets Russes, etc.)

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial (1939) Janet Flanner y Solita Solano volvieron a Nueva York; donde pronto se separaron, debido a la relación sentimental que Janet inició con Natalia Danesi Murray.

En 1944, tras el desembarco de Normandía, volvió a Francia, donde, además de sus artículos para The New Yorker, en los meses que siguieron a la liberación de París colaboró en la radio NBC Blue Network. En París reanudó su convivencia con Solita Solano.

Entre otros acontecimientos históricos, cubrió los Juicios de Núremberg (1945), la crisis de Suez (1956), la revolución húngara de 1956 y la descolonización de Argelia (1954-1962).

En 1971 (15 de diciembre), participó en el famoso debate entre Gore Vidal y Norman Mailer en The Dick Cavett Show (el show televisivo de Dick Cavett).[ En 1975 volvió definitivamente a Nueva York, donde fue cuidada hasta su muerte por Natalia Murray.

Su columna en The New Yorker desde septiembre de 1925 se titulaba Letter from Paris (o, en su caso Letter from Rome -1949-).

Una recopilación de sus artículos del periodo de entreguerras se editó como libro: Paris Was Yesterday. 1925 – 1939

También publicó una novela: The Cubical City (1926), ambientada en Nueva York, que no alcanzó mucho éxito.